[REVIEW] Star Wars: Tales from the Galaxy’s Edge, una gran historia que continúa en otoño

Para los fans de La Guerra de las Galaxias como yo, creo que es algo inexplicable tener la posibilidad de adentrarte en tu saga favorita.

Con un título que puede traducirse en español como Cuentos desde el borde de la Galaxia, este juego de Oculus Quest nos pone en la piel de un reparador de droides que es atacado por unos piratas espaciales (la Banda Mortal Guaviana) y que tiene que huir en una cápsula al planeta Batuu, donde pronto se encontrará con varias misiones y personajes conocidos.

La historia: un inicio prometedor que no se mantiene

El inicio del juego impresiona.

Te encuentras dentro de una nave y te das cuenta de que esta aventura poco tiene que ver con otras experiencias de Realidad Virtual de Star Wars. Te haces con los controles, te metes en la historia y empiezas a hacer lo que va a protagonizar el resto del juego: disparar a los enemigos.

Porque sí, este juego es un shooter de toda la vida.

Como véis, la mayor parte del tráiler se centra en este inicio

Una vez que conseguimos huir de los piratas espaciales, nuestra historia se centra en Batuu. Allí, nos encontramos con varias misiones relacionadas con recuperar la carga de nuestra nave gracias a las instrucciones de nuestro jefe, Mubo (propietario de un taller de droides).

Todo ello con los ya conocidos R2D2 y C-3PO como co-protagonistas a los que tenemos que ayudar hasta el final de nuestro viaje… porque, oh sorpresa, al final nos damos cuenta de que jugamos un papel más importante de lo que creíamos en la saga de Star Wars.

Otro compañero de aventuras es Seezelslak, el tabernero, que no parará de contarnos historias o teorías de la conspiración en torno al universo de La Guerra de las Galaxias. Además, si le traemos una serie de ingredientes nos abrirá la puerta a una historia secundaria tan interesante como corta en la que somos una joven Padawan que recibe las enseñanzas del maestro Yoda. Nada nuevo, solo que esta vez lo hacemos en primera persona y con nuestras gafas en Realidad Virtual: una delicia que sabe a poco.

Ver aparcado frente a la cantina al Halcón Milenario no tiene precio ❤

El resto del argumento me lo reservo para evitar spoilers, pero el final vuelve a repuntar y recuerda a ese inicio del juego que nos devolvía la ilusión de un niño convertido en un héroe dentro de su universo favorito.

Los controles: entre la naturalidad y la decepción

He de decir que el juego empieza explicando bien los controles para quien no está familiarizado con los dispositivos de Realidad Virtual. Para los que ya estamos hechos a lo de siempre, es como andar en bici: en cuanto te pones el casco intuyes todo lo que puedes hacer y qué botones apretar para andar, disparar o abrir el menú.

También contamos con un jetpack para elevarnos. Sí, elevarnos, no volar… porque una vez en el aire no podremos desplazarnos más. Este fue uno de los aspectos más decepcionantes para los que esperaban este juego. Está bien si te sueles marear con la VR pero si eres de los que puedes aprovecharla al máximo, te quedas con ganas de usar el jetpack sin restricciones.

Hay controles que no necesitan los mandos como tal: puedes agacharte, tirar granadas o tocar tu pulsera inteligente para escuchar y ver un holograma, escanear objetos o, por ejemplo, ver una flecha iluminada que te va indicando el camino.

Tienes también un mapa que te ayudará a entender las misiones y desafíos, viajar a las distintas zonas, inspeccionar tu diario o cambiar la configuración del juego. Todo ello con un aspecto que recuerda a la de los visores de la saga original de La Guerra de las Galaxias. Son estos detalles los que favorecen la inmersión.

Jugabilidad: entre las misiones y el desarrollo lineal

En cuanto a la jugabilidad en sí, hay amor y odio a partes iguales.

Personalmente, me he encontrado con un juego que me encanta para tener sesiones de una duración intermedia (algo más de 30 minutos) una o dos veces a la semana. Y esto, en dificultad alta, me ha hecho alargar la experiencia más de lo esperado.

Durante el juego tienes distintas misiones, centradas en ir a un sitio concreto o recoger ciertos objetos mientras avanzas en la historia principal. Además, siempre puedes revisitar localizaciones anteriores a través de un mapa de la zona.

La critica generalizada, sin embargo, es que el juego repite una y otra vez la misma mecánica: recoges pistolas, las usas hasta que se te acaba la munición y te apoyas en droides aéreos que te ayudan a luchar contra los enemigos, que pueden ser Guavianos, droides sonda o también otro tipo de criaturas, alguna de ellas voladoras.

Para sobrevivir en la batalla, tendrás la posibilidad de curarte gracias a unos aerosoles que encontrarás en distintas partes del juego. Pero, si estás en dificultad alta, ni eso te salvará de una muerte rápida cuando te pille un enemigo indefenso sin tener dónde esconderte.

Otra cosa que me ha gustado mucho es la forma de recoger armas, munición y otros objetos: en unas cajas especiales esparcidas por el planeta que se abren con una multi-herramienta que llevamos con nosotros. A veces desatornillándolas, otras fundiéndolas… e incluso haciendo pequeños puzzles (nada retadores, pero que sí que hacen más dinámica la jugabilidad).

Vas a desear encontrártelas más a menudo…

A modo de coleccionables, existen unos pequeños muñecos en forma robots que hacen que te quedes más de lo normal en una zona con el propósito de encontrarlos en los rincones más inesperados.

Y, finalmente, también existe tienda que aparece en la segunda mitad del juego en la que puedes canjear chatarra por objetos o por guantes personalizados. Una idea muy buena pero que no termina de estar del todo bien ejecutada, tanto por cuándo aparece como por su funcionamiento general.

Gráficos y música: casi sobresalientes

Los gráficos están muy conseguidos, si bien es cierto que, como cualquier juego de las Oculus Quest, el estudio detrás de este título se ve obligado a difuminar demasiado los fondos de los escenarios porque las gafas no tienen todavía potencia para cargarlos con la definición que se merecen.

Sin embargo, el nivel de calidad y detalle se pueden apreciar perfectamente en espacios como la tienda que decíamos antes (siguiente captura), así como en el cuerpo metálico de nuestro querido amigo C-3PO.

C-3PO cuenta con su voz original y un diseño muy cuidado

La música está a la altura de cualquier producción de Star Wars y contar con las voces originales de C-3PO o de Yoda es algo que se agradece y que denota la importancia que le da Disney a que los fans podamos tener guiños como este que nos recuerden a tiempos pasados (y mejores) de la saga.

Dificultad y duración: en la media del resto

El juego tiene 3 niveles de dificultad y ya el nivel intermedio empieza a suponer cierto reto para superar determinadas partes de la historia. A mí me ha encantado jugarlo en dificultad alta porque me ha permitido saborearlo más y mejor, pudiendo fijarme en más detalles y consiguiendo que me haya acompañado durante más de un mes.

La duración ronda las 3-4 horas aunque, como digo, entre la dificultad y la posibilidad de romper la historia lineal del mismo hace que podáis alargarlo bastante.

La breve historia Jedi: Yoda y el sable láser

Quizá otra de las decepciones generales haya sido la breve aparición de los Jedi y de Yoda. Lo que todos pensábamos que iba a tener mayor duración (o al menos dejarnos algún minijuego como hizo Star Wars con Vader Inmortal), se queda en 15 minutos que nos dejan con las ganas..

Aun así, este es un «cuento» que emociona y que cuida aún más que el resto del juego el diseño de los entornos. Un cuento que juega con nosotros y que nos permite usar tanto un sable láser como la famosa «fuerza» de los Jedi para acabar con nuestros enemigos o abrirnos camino entre las piedras.

El actor de doblaje original de Yoda vuelve también para poner voz al personaje

Nuestro veredicto

7/10 (notable bajo)

Creo que «Star Wars: Tales from the Galaxy’s Edge» es un proyecto que se ha quedado a medio camino por las prisas en salir.

Es un título que, con cariño y tiempo, hubiera podido pasar a la historia de los mejores títulos para un dispositivo standalone (sin cables)… Pero se ha quedado en un gran juego para amantes de la saga y un título aceptable para el resto (siempre que les gusten los shooters).

La continuación, este otoño

¡Y la sorpresa del mes! Lo de quedarse a medias parece que tiene solución a corto plazo: hace apenas unos días ha salido el trailer del DLC que nos traerá la continuación de los cuentos, bajo el nombre de «Last Call» (última llamada).

Os lo dejo aquí para que conozcáis a los nuevos personajes y podáis ver un adelanto de su argumento:

¡Nuevos personajes, más acción!

Las mayores preocupaciones ahora mismo son dos: tanto el precio como la duración que tendrá este DLC. ¿Durará 15 minutos como la historia de la Jedi o 3 horas como el juego principal? Pronto lo sabremos, aunque algo me dice que ni tanto ni tan poco 😀

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s